Dado su crecimiento ultra rápido y sus múltiples usos, estas son las principales 33 de las 101 razones para sembrar los "pulmones del mundo":

Absorbe diez veces más dióxido de carbono CO2 (21.7 Kg/árbol/año) que cualquier otro árbol en el mundo.
Libera grandes cantidades de oxígeno (5.9 Kg/árbol/día) o 6,486 Kg/ha/año.

Producen enormes hojas, sobre todo en sus primeras etapas, midiendo hasta 60 cm de diámetro.

Prospera en suelos y aguas contaminados y purifica la tierra según crece.

Excelente recuperador y estabilizador de suelos en el control de la erosión.

Es el árbol de crecimiento más rápido de la Tierra, pudiendo llegar hasta los 18 m en 3 años.

Se regenera vigorosamente después de los cortes, hasta 7 veces.

No es un árbol excluyente ni invasivo, conviviendo con otras especies y aceptando cultivos intercalados.

Apto para gran variedad de climas y suelos.

Alta capacidad de absorción de nitrógeno.

Alcanza un diámetro de hasta 1 m a los 10 años.

Árbol ornamental.

Las flores dan un agradable sabor a cualquier ensalada.

Las abejas también adoran sus flores y con ellas fabrican una miel dulce y ligera que parece ser la mejor del mundo.

Excelente para cortar vientos y dar sombra.

Hojas forrajeras para alimentación de ganado, con 20% de proteína cruda y 60% de digestibilidad.

Resistente al fuego (punto de ignición de 247 grados Centígrados).

No propagan los incendios, ya que no contienen aceites volátiles, como la mayoría de los árboles.

Es ampliamente utilizado para embellecer las ciudades.

Paulownia absorbe más de la contaminación y tiene un recuento de polen muy bajo.

La hoja de Paulownia contiene un alto valor nutritivo y es un excelente abono si se deja en el suelo de las plantaciones.

Hojas de muy rápida descomposición, forman un excelente compost.

Una semilla tendrá en ocho años el mismo tamaño que un roble de 40 años.

En un año la Paulownia puede llegar a medir más de cuatro metros y medio.

Sus raíces son fuertes y profundas.

Tiempo de secado muy corto, de 20 a 40 días al aire libre.

Muy resistente y relativamente libre de enfermedades.

Se le conoce como el "aluminio de las maderas" debido a la relación entre la resistencia y densidad que posee.

Tiene una densidad aproximada de 290 Kg/me (10% de humedad).

Produce de 35 a 45 toneladas/ha/año de biomasa en plantaciones (2x3) de 1600 plantas/ha.

Produce una madera muy liviana de grano fuerte, fina y suave, resistente al albeo. Altamente apreciada en ebanistería.

Sus hojas sirven para hacer té rico en proteínas y nitrógeno.

Los chinos llevan plantando Paulownia cerca de sus casas durante siglos para atraer la buena suerte.

Ultima, pero no la menos importante. "El dinero crece en los arboles de Paulownia".

La Paulownia es el árbol del futuro, un verdadero diamante forestal que jugara un papel importante en la supervivencia del ser humano y en la regeneración del planeta.